Es peligrosamente fácil olvidarse del seguro de viaje.

Entre el estrés de hacer la maleta y la emoción de ir de viaje, algo tan poco excitante como el seguro es lo último que solemos tener en la cabeza.

¿Habré cogido el cargador? ¿Y el DNI? ¿Llevo la reserva del hotel?

Así, cuando uno se acuerda del seguro suele ser demasiado tarde. En este artículo vamos a pasar por las preguntas frecuentes a la hora de decidirnos por contratar un seguro de viaje. ¿Preparado? Allá vamos.

fin de año en londres

Preguntas comunes a la hora de contratar un seguro de viaje

Hay varios escenarios en los que sabes que te vendría bien un seguro para viajar. Puede ser que tengas que cancelar a última hora un viaje planificado, ya sea por enfermedad, cuestiones personales o de trabajo. También se puede dar el caso de tener que abortar un viaje antes de tiempo.

En el peor de los casos, podemos sufrir un accidente o un imprevisto (robo o pérdida de equipaje o documentos) por lo que tengamos que contar con asistencia para resolver nuestros asuntos y volver a casa.

Con todo eso, hay una serie de dudas que suelen ser comunes a la hora de contratar un seguro.

¿Cuánto me costará tener seguro?

Por supuesto, esto dependerá de la compañía y el seguro que elijas, así como el destino y la duración del viaje. Pero no queremos responder a esta pregunta con un “depende”.  Hay seguros como el Total Travel de Intermundial que podrás conseguir en torno a unos 18€ por 5 días de viaje, lo que está muy bien teniendo en cuenta la cobertura que ofrece.

¿Cuánto me costaría no tener seguro?

Aquí hay varios aspectos que debemos tener en cuenta. Por un lado están todos esos gastos anticipados (hoteles, excursiones, vuelos…) que tenemos pagados de antemano y nadie nos devolverá si no podemos viajar y no estamos cubiertos. Incluso si estamos a tiempo de cancelar antes de salir, habrá algunos gastos que no podamos recuperar, o en el mejor de los casos recuperemos solo una parte.

Por otro lado, si tenemos que abortar un viaje a mitad, es posible que acabemos pagando tasas de cancelación de nuestra vuelta, además de un billete de última hora (que como ya sabemos, nos puede salir muy bien o muy mal).

Además, si tenemos alguna complicación, accidente o imprevisto -especialmente si requiere atención médica- estamos a merced de las leyes y circunstancias del país en el que estemos.

Seguro de viaje intermundial

Una captura de pantalla del proceso de compra de Intermundial

¿Cuál es el mejor seguro para mí?

Hoy en día, todas las principales compañías ofrecen cobertura de los tres grandes aspectos en cuanto a imprevistos (cancelación antes de salir, cancelación durante el viaje e imprevistos y accidentes). Así, lo que ahora mismo marca la diferencia es saber si eres un viajero frecuente (Viajas más de dos veces al año) o no.

A este respecto, podemos conseguir interesantes precios si contratamos seguros anuales. Intermundial, por ejemplo, tiene un seguro anual que cubre viajes de hasta 60 días de duración total.

¿Existen alternativas al seguro de viajes?

Para ser extremadamente sinceros, sí. El seguro de viaje no es la única manera de viajar tranquilo y cubierto en todos los sentidos.

Si bien contratar un seguro es la opción elegida por casi todo el mundo por su comodidad, existen más formas de viajar sin preocupaciones:

  • Contrata un seguro médico privado que te cubra los viajes
  • Paga un extra por la garantía: puedes pagar la cobertura de todos los accesorios digitales que compres (cámaras de fotos, relojes… etcétera). Algunas tiendas online ofrecen este servicio, pero ya sabes que normalmente estos seguros solo te durarán unos meses o un año.
  • Reserva lo justo antes de salir: Deja para el final el contratar lo que no sea obligatorio (excursiones, hoteles, transporte…). Es muy arriesgado, pero no perderás el dinero si tienes que cancelar tu viaje.
  • Contrata tarjetas de crédito premium. Algunos bancos ofrecen coberturas que incluyen viajes, pero siempre que cumplas los requisitos.

Así que sí, es posible ahorrarte el seguro de viaje, pero como puedes ver en la lista anterior, además de la dificultad, son muchos los conceptos que tendrás que pagar de más, por lo que te es posible que te acabe saliendo más caro (En tiempo y en dinero).

Y tú ¿Has tenido algún percance en el que echases de menos tener un seguro?

Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

Deja una comentario