Qué ver en Estrasburgo

Estrasburgo y su catedral nos reciben en las orillas de un afluente del Rin, junto al mar. En el año 12 a.C. Los romanos fundaron campamento que fue conocido por los francos con el nombre de abre ‘Strateburgum’. En los alrededores de la naciente ciudad unos monjes escoceses establecieron un convento, Santo Tomás, y los descendientes de Ludovico Pío pronunciaron los juramentos de Estrasburgo en 842.

Cosas que ver en Estrasburgo (Un río)

Después de ser gobernada por sus obispos, una institución de carácter parlamentario administró la ciudad a partir del 1262. Torres de vigilancia, puentes cubiertos, foso de las murallas, calles de los distintos gremios y 14 conventos refuerzan, ilustran y dan vida a la ciudad, hasta que, en el siglo XVI, su paz fue turbada por las disensiones religiosas. Estrasburgo se convirtió en una ciudad protestante, pero Luis XIV restableció en ella el catolicismo después de 1681. La revolución puso freno temporalmente a su comercio ya sus manufacturas, de las cuales era célebre la de los Hannong. El Concordato hizo renacer la paz, y, posteriormente, el Imperio y la Restauración fortalecieron las estructuras ciudadanas. El Segundo Imperio creo nuevas vías de comunicación. En 1870, la ciudad se vio obligada a capitular, y a continuación fue decretada la anexión de Alsacia y Lorena a Alemania. El 22 de noviembre de 1918, las tropas francesas entraron de nuevo en Estrasburgo.

Después de un periodo de incertidumbre angustiosa, en 1939 estalla otra guerra que desemboca en una nueva anexión, por parte de Alemania, de aquellas dos provincias, cuyos jóvenes fueron obligados a incorporarse al ejército alemán. Sin embargo, 23 de noviembre de 1944, la segunda división francesa ocupo la ciudad. En 1949 fue decidida la creación del Consejo de Europa, con sede permanente en Estrasburgo cuál fue construido el Palacio de Europa, en dónde se reúne también, desde julio de 1979, el Parlamento Europeo.

La ciudad cuenta hoy con una población de 262000 habitantes, y la aglomeración urbana se acerca a las 380000 personas, la cuarta parte de la población total de Alsacia. Sus universidades acogen a más de 33000 estudiantes. Su puerto renano, su aeropuerto, una estación ferroviaria de imponentes dimensiones, concretan el papel de Estrasburgo como pivote de Europa.

Un conjunto de calles estrechas trazadas a escuadra refleja el antiguo emplazamiento del campamento romano, delimitado por la rue du Vieil Hôpital, el ángulo de las rue des Grandes Arcades cercano a la plaza de Kléber, la actual plaza de Broglie, el foso de los Faux-Remparts y la antigua Grande Boucherie. La Catedral de Notre-Dame constituye su joya más preciada. En el año 778, el obispo Rémi consagró una iglesia de Notre-Dame que, ‘por descuido’, fue incendiada por las tropas del duque de Suabia en 1002 y en 1007; de ahí la decisión del obispo Werinhar de Habsburgo de hacer construir un nuevo edificio, que fue levantado entre 1015 y 1052, cuya línea será respetada en la reestructuración acaecida entre 1176 y 1439. Los elementos románticos se hallan en el lado este. Atea 1225, aparecen estructuras góticas en la capilla de San Juan Bautista, abriendo paso a la concepción del tramo sur del crucero y del Pilar de los ángeles. Erigida entre 1235 y 1275, la nave tiene 7 tramos y está precedida por un nártex. La construcción de la fachada occidental fue emprendida en 1276; comprende una terraza de 66 m de altura, dominada por una flecha terminada en 1439 que mide unos 142 metros. El edificio nos ofrece así una apasionante muestra retrospectiva del arte románico y del gótico.

En el ala norte del crucero se halla la pila bautismal (1453), el emplazamiento de un antiguo altar consagrado a San Lorenzo 1145 y una representación de ‘La Oración en el Huerto’ (1494), la entrada de la capilla lateral y los arcos románicos de la sala capitular. La parte sur comprende el famoso Pilar de Los Ángeles, o Pilar del juicio final, cuyos doce personajes fueron esculpidos por artífices de la escuela de Chartres: evangelistas, diáconos con trompetas y Cristo rodeado de ángeles portadores de los instrumentos de la Pasión. El abovedado de ovejas es aquí de una límpida pureza.

La portada sur presenta la Dormición de la Virgen su Coronación, las efigies de la Iglesia y de la Sinagoga y la del Rey Salomón.

La nave central, de una altura de 32 m, tiene un ancho de 16,40 metros, y cada nave lateral mide 8 m. Está flanqueada por dos capillas laterales, la de la derecha consagrada a Santa Catalina (hacia 1350) y la de la izquierda a San Lorenzo (hacia 1500). El nártex tiene una profundidad de 9 m y una altura de 38 m.

Su tesoro artístico está compuesto esencialmente por 2 trípticos del siglo XVI, el púlpito y la caja del órgano.

Las vidrieras ocupan una superficie de unos 2000 metros cuadrados, y su origen se remonta en gran parte a los siglos XIII y XIV. La vidriera central del ábside fue ofrecida por el Consejo de Europa en 1956 y creada por Max Ingrand.

En la nave lateral del norte, reyes y emperadores denotan una influencia bizantina, mientras nave meridional, 80 paneles relatan el Nuevo Testamento. El rosetón central está inspirado en el de la puerta Norte de Notre-Dame de París; su diámetro es de unos 13,70 metros.

La fachada occidental estado nada con una red vertical de esculturas, mientras que las portadas nos ofrecen, de izquierda derecha, el espectáculo de las Virtudes aplastando a los vicios, las imágenes de los profetas y la parábola de las vírgenes prudentes y las vírgenes necias. El tímpano principal está ilustrado con escenas del Nuevo Testamento y está coronado por un gablete en dónde figuran el rey Salomón en su trono, la Virgen con el Niño y Dios Padre. Las torres laterales enmarcan el rosetón con 16 pétalos, la galería de los Apóstoles y un campanario de espadaña intermedio construido hacia 1385. La flecha fue obra de Ulrich de Ensingen, de Ulm, y de Juan Hulz, de Colonia; como ya se ha dicho fue terminada en 1439 y su altura es de 142 m.

Los maestros constructores de la catedral se han sucedido desde su creación hasta nuestros días.

El reloj astronómico de la catedral de Estrasburgo fue realizado, según los cálculos de los matemáticos Dasypodiud y Wolkenstein. Su mecanismo tuvo que ser reparado por un relojero local, llamado J.B. Schwilgué, entre los años 1838 y 1842; anuncia la fecha de las fiestas eclesiásticas movibles, los movimientos siderales, las cuatro etapas de la vida; a las 12,30, un repique de campanas va acompañado de un desfile de los apóstoles y del canto del gallo anunciador de la negación de San Pedro.

La visita de la ciudad de Estrasburgo puede ser enfocada partiendo de la rue de Molsheim y de la presa Vauban, con sus 13 arcos encabalgados sobre el río. Desde lo alto de su terraza se descubre el barrio de los Curtidores o Pequeña Francia, cuya arteria principal es la rue du Bain-aux-Plantes.

Recorriendo sus muelles, descubrimos la iglesia de Santo Tomás, con su fachada parcialmente románica. Las cinco naves de que la componen dan acceso a una torre interna octogonal y a un coro poligonal que guarda la tumba del mariscal Mauricio de Sajonia, esculpida por Pigalle, por mandato de Luis XV, entre 1750 y 1775. Las vidrieras modernas fueron construidas por Lardeur en 1985. Detrás de esta fachada, el órgano Silbermann fue utilizado por Mozart en 1778, y por el doctor Albert Scheitzer en la primera mitad del siglo XX. Esta parroquia fue asignada al culto luterano a partir de 1524.

Junto al muelle de Saint-Thomas se yergue desde 1772 un conjunto arquitectónico que es la sede del directorio de la Confesión de Augsburgo y del Seminario protestante.

En las márgenes del río se construyeron edificios en el siglo XVIII, cerca de la vieja Aduana, que fue reconstruida con toda fidelidad a partir de 1965.

En el extremo de la rue du Vieux Marché aux Poisons, en la plaza de Gutenberg, se alza, desde el año 1585 aproximadamente, la antigua sede del gobierno de la República Libre de Estrasburgo, destinada desde 1802 al servicio de la Cámara de Comercio e Industria. En la rue des Serruriers se encuentra el majestuoso edificio de la Corporación de los Mercaderes, construido según los planos de Ixnard en 1754.

La antigua plaza des Cordeliers lleva hoy el nombre de Kléber, el general de Napoleón que nació en Estrasburgo en 1753. Está limitada al oeste por la Aubette, antiguas oficinas militares erigidas según planos de Blondel hacia 1760, y por la casa del orfebre Imler, qué data aproximadamente del 1755.

A la izquierda, en dirección hacia la catedral, se le va un sorprendente joyel del arte del renacimiento, la casa Kammerzell. Pasando por delante de la farmacia del ciervo, cuyo nombre está documentado desde el 1360, llegamos a la rue du Maroquin, a la rue des Tailleurs de Pierre y a la pintoresca plaza del Mercado de los Cochinillos, delimitada la Grande Boucherie, que actualmente abriga el Museo Histórico. A la derecha, después del puente del cuervo, está el Museo alsaciano, instalado con mucho tino en edificios del siglo XVII. Al otro lado de la plaza, el patio del Cuervo simula la posada de un antiguo relevo de postas.

Desde el muelle de los bateleros podemos admirar el Palacio Rohan, construido según los planos de Robert de Cotte entre 1731 y 1744.

Rodeándolo, a la plaza del Castillo, enmarcada por un colegio de jesuitas de 1756. A la izquierda de la catedral se extiende la rue des Frères, que bordea el Seminario, construido hacia 1770, y desemboca en la plaza de Saint- Etienne, con su antiguo edificio del directorio de la nobleza de la baja Alsacia, siglo XVI.

Es una plaza atractiva por sí misma, con sus mansiones con entramados y sus inmuebles del siglo XVIII con claves de bóveda representando a las musas.

La cercana iglesia de San Guillermo, posee unas magníficas vidrieras de los siglos XIII y XV.

Cerveza y Bretzels

Desde la época celta, la cerveza es conocida en esta región; actualmente hay 9 grandes cervecerías que aseguran su producción y que utilizan la cosecha de tantos campos de lúpulo cuyas instalaciones de altas estacas y cables son visibles especialmente en la región de Kochersberg, al oeste de Estrasburgo, y en la de Haguenau, hacia el norte.

La cerveza suele ir acompañada tradicionalmente de bretzels, una especie de panecillos en forma de ocho y espolvoreados con sal. Su firme consistencia les ha valido el nombre de rosquillas crujientes. Por otra parte, hallamos el bretzel en el escudo de la Corporación de los panaderos.

Vinos de Alsacia

Los viñedos se escalonan a lo largo de la zona situada al pie de los Vosgos; solamente 7 variedades de vino son admitidas con denominación controlada: el Sylvaner, ligero, fresco y afrutado; el Pinot Blanc, elegante, equilibrado, suave y con nervio; el Riesling, exquisitamente afrutado y de delicado ‘bouquet’; el Muscat d’Alsace, seco y de ‘bouquet’ sutil; el Pinot Gris, o Tokay d’Alsace, opulento y espirituoso; el Gewurtztraminer, vino con cuerpo y aterciopelado; y el Pinot Noir o Rosé d’Alsace, seco y delicadamente afrutado. Alrededor de 12000 hectáreas de viñedo producen anualmente, por término medio, unos 100 millones de botellas de vino; el embotellado efectúa siempre en los mismos lugares de su producción, lo que garantiza su autenticidad.

mercado callejero en estrasburgo Francia

Información Práctica

💁‍♂️ La propina no es necesaria

🛏️ El turista medio se queda 6 días

🚰 El agua del grifo es perfectamente potable 

💦 La humedad es del 89%

💨 La calidad del aire es buena: 25 µg/m3

⚡ Velocidad media de internet: 24mbps

🚖 La mejor app para coger taxis es UBER

💳 El método de pago más común es efectivo